Falta de motivación, Pérdida de sentimiento de placer
Artículos en tu correo
En nuestro blog encontrarás una gran variedad de artículos llenos de ideas y recursos para sentirte bien. ¡Suscríbete ahora y no te pierdas ninguna publicación!

Trastorno Depresivo: Distintos Tipos de Depresión

Share:
Date:
febrero 15, 2024
En los últimos años los trastornos depresivos se han convertido en un problema de salud pública debido a su alta prevalencia mundial. La depresión no solo es  sentirse triste, es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por existir en la persona una tristeza profunda y pérdida de interés en la realización de actividades cotidianas, acompañado de un profundo desgano o indiferencia hacia las relaciones, actividades y el mundo exterior en general, así como una amplia gama de síntomas emocionales, cognitivos y físicos.

El cuadro clínico de la depresión afecta las emociones, sentimientos y conducta de las personas, además puede generar una gran cantidad de problemás físicos y emocionales al cursar con otras enfermedades. La depresión, sus tipos y manifestaciones no siempre evidentes, conforman un cuadro complejo en su diagnóstico y tratamiento, suele ser más frecuente la depresión en mujeres que en hombres en términos de diagnóstico.

Síntomas de la Depresión y Etiología

La depresión es un trastorno que puede presentarse una sola vez en la vida de forma aguda, pero también puede ocurrir varias veces a lo largo de la vida, la depresión puede ocurrir entre los 20 y 30 años pero no hay una edad exacta para sufrir depresión. Cuando esto ocurre, los síntomas deben estar presentes de forma intensa casi todos los días durante la mayor parte del día.

Algunos de los síntomas son: intensos sentimientos de tristeza y culpa, disminución de la autoestima y de la libido sexual, ánimo depresivo la mayor parte del día, pérdida de interés por la mayoría de las actividades habituales o las que generaban placer en todas las esferas de la vida (laboral, social, personal; entre otras), moderadas o graves alteraciones del ciclo del sueño y el apetito, ya sea por exceso o defecto, sensación de cansancio intenso, lentitud en el pensamiento acompañado de dificultades en la concentración, memoria, y la toma de decisiones; algunos pacientes presentan depresión psicótica o pensamientos sobre la muerte, ideación o intentos de suicidio.

La etiología que subyace es multifactorial siendo algunos de ellos:

  • Biológicos: se ha descubierto que las personas que padecen depresión de manera crónica experimentan cambios físicos en la estructura del cerebro,  específicamente disminución de la materia gris en zonas como el hipocampo.
  • Químicos: en el trastorno depresivo mayor crónico se producen alteraciones significativas en los neurotransmisores encargados de regular el placer y los estados de ánimo (serotonina, dopamina entre ellos), lo que tiene una incidencia directa en las causas, prevalencia y tratamiento del trastorno depresivo.
  • Hormonal: las hormonas y los cambios hormonales juegan un papel crucial en nuestra vida, que además de incidir en nuestra salud física, también tienen influencia en la esfera anímica de la depresión. Diversas investigaciones señalan una relación con el estrés crónico ocasionando un deterioro de las hormonas encargadas de un adecuado funcionamiento del sistema nervioso.
  • Herencia y genética: la depresión podría tener un componente genético y hereditario por lo que la prevalencia en aquellas personas cuyos familiares han tenido trastornos depresivos podría ser mayor, al tiempo que se sigue investigando para identificar los genes asociados a la depresión. 
  • Estrés o condiciones psicosociales: eventos traumáticos de orden social, accidentes.

Tipos de Trastornos Depresivos

Se denomina de forma general como 'depresión' a distintos tipos de depresión que comparten una síntomatología, pero se diferencian por su grado, duración y evolución, pudiendo ir desde episodios de depresión agudos hasta formás más crónicas, aquí te presentamos los principales tipos:

  •         Depresión subclínica
  •        Trastorno Depresivo Mayor (incluido el episodio depresivo mayor)
  •         Depresión con síntomas psicóticos (incluida depresión posparto)        
  •      Trastorno bipolar: I y II (tambien llamada depresión maníaca o depresión bipolar) 
  •         Trastorno depresivo persistente (anteriormente conocido como distimia)
  •         Trastorno adaptativo con estado de ánimo depresivo
  •         Trastorno afectivo estacional (TAE)
  •         Trastorno disfórico premenstrual (TDPM)

Diagnóstico de la Depresión y Sistemás de Clasificación 

Actualmente son dos los sistemás de clasificación utilizados para el diagnóstico, uno es el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V) y la Clasificación Internacional de las Enfermedades (CIE-10). Dichas clasificaciones están basadas en la identificación de los síntomas y su objetivo es establecer un lenguaje común para facilitar el trabajo entre la investigación y la clínica. En el DSM-V la depresión se considera una afectación del estado del ánimo y se divide en depresivo mayor,  distímico y depresivo no especificado.

Por su parte, en el CIE-10 la depresión se incluye entre los trastornos del humor y se dividen en leve, depresión moderada o depresón grave sin síntomas psicóticos, grave con síntomas psicóticos (tales como el trastorno bipolar I y II) entre otras formás. Estos últimos pueden incluir estados depresivos sin especificación o atípicos y por lo general están acompañados de cambios en la actividad general y de otros síntomas secundarios como trastorno de ansiedad.

 Niveles de la Depresión 

De acuerdo con los criterios diagnosticos de la AClasificación Internacional de las Enfermedades (CIE-10), los niveles de depresión son: depresión leve, moderada y depresión grave o depresión crónica. 

  •               Depresión Leve

Es la forma de depresión mas conocido, los pacientes presentan síntomas como la anhedonia, falta de energia, cansancio recurrente, entre otros. Sin embargo, la severidad de los síntomas afectan solo parcialmente la vida y actividades del individuo. Estos síntomas suelen remitir sin la ayudad de medicación y con ayuda de asistencia psicológica, en ocasiones por ser leve puede permanecer activa por muchos años sin llegar a requerir atención clínica.

  •              Depresión Moderada

Puede ser provocada o empeorada por diversos factores, como el estrés, los traumas, las pérdidas, las enfermedades crónicas, los problemas sociales o económicos, el consumo de alcohol o drogas. Puede ser tratada con psicoterapia, medicación antidepresiva o ambas. La psicoterapia puede servir para reconocer y cambiar los patrones de pensamiento, así como para fortalecer las habilidades de afrontamiento y el apoyo social. La medicación puede reducir los síntomas y equilibrar la química del cerebro. 

  •             Depresión Grave

También conocida como depresión clínica o unipolar, es grado mas severo y el trastorno de depresión más conocido, incluye los síntomas anteriores pero con una severidad que llega a incapacitar a la persona pudiendo ser necesaria la hospitalización. Los pacientes con diagnóstico  de depresión mayor (o el episodio de depresión mayor) frecuentemente cursan con otros trastornos tales como ansiedad o abuso de sustancias. Las depresión mayor y el trastorno bipolar se consideran como algunas de las formas crónicas de éste trastorno.

Tratamiento de los Trastornos Depresivos 

Los tipos de tratamiento de la depresión van a depender del diagnóstico y la gravedad de la síntomatología. El tratamiento más habitual para la depresión mayor o aguda es el uso de medicamentos antidepresivos que regulan el estado de ánimo y la terapia cognitiva, pero alrededor de un 40% de los pacientes con depresión no responden bien a estos tratamientos y un menor número de personas puede ameritar hospitalización para su recuperación.

El tratamiento psicológico/psicoterapéutico también han demostrado su efectividad en una gran cantidad de pacientes. La depresión puede ser tratada tambien con terapia lumínica si se corresponde con los síntomas del trastorno depresivo persistente.

      Tratamiento Farmacológico

El tratamiento se puede llevar a cabo con fármacos mediante antidepresivos, ansiolíticos y otros fármacos coadyuvantes, como el carbonato de litio o psicoestimulantes. Suelen ser necesarias varias semanas antes de empezar a percibir sus efectos y para el ajuste de la dosis, así como para evaluar la tolerancia a los efectos secundarios. Dentro de los medicamentos más utilizados se encuentran los inhibidores, antidepresivos tricíclicos, en ocasiones se suelen combinar con estabilizadores del ánimo o antipsicóticos. 

Algunos de estos medicamentos pueden generar dependencia física, por lo que la suspensión de su ingesta debe ser progresiva y bajo supervisión médica, ya que pueden aparecer síntomas similares a los del síndrome de abstinencia si se realiza de forma abrupta con un consecuente empeoramiento de los síntomas depresivos. Para los casos de depresión más grave, como aquellos que cursan con síntomas maníacos o hipomaníacos, el tratamiento farmacológico suele acompañarse con periodos de hospitalización.

    Tratamiento Psicoterapéutico

La terapia cognitivo-conductual y, en menor medida, la terapia interpersonal, han mostrado científicamente su efectividad a corto y largo plazo si los síntomas son leves, estando orientadas a la obtención de resultados. El tratamiento psicológico de la depresión se puede acompañar del farmacológico para maximizar así los beneficios para el paciente en aquellos casos de moderados a graves. Otros tipos de terapia son las terapias psicodinámicas que tienen un enfoque psicoanalítico las cuales se enfocan en el conocimiento y crecimiento personal. 

Aunque la depresión y su tratamiento se ven influidos por factores como la intensidad de los síntomas, la duración, las patologías concurrentes, el apoyo social y la adherencia al tratamiento. En general, el pronóstico suele ser positivo si se recibe una asistencia adecuada y temprana. La mayoría de las personas se recuperan completamente o sienten una gran mejoría de su estado de ánimo.

Sin embargo, dependiendo de la intensidad de los síntomas puede padecerse de recaídas, episodios extensos o depresiones que no se curan con el tratamiento como es el caso de pacientes con niveles más graves de depresión. Por eso, es imprescindible mantener un seguimiento médico y psicológico y practicar hábitos saludables que potencien el bienestar emocional que permitan entre otras cosas disminuir los síntomas somáticos  y los síntomas de ansiedad, el cual puede ser tan grave como la depresión.

¿Te gusta el artículo? ;)

(Votos: 1 | Media: 5)

Agregar comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios

Otras noticias

Jaqueline Quintero Obando
Psicóloga y Psicoterapeuta
Núm. Colegiado: 25844
Jaqueline Quintero Obando - Doctoralia.es
logo
Reservados 
todos los derechos.
© 2024